top of page

Montes de Oca tiene podrida la Fiscalía; 12 millones por quitar el MP de Bonfil

Cancún; Q. Roo, lunes 20 de septiembre de 2021. Ni el gobernador Carlos Joaquín González; los diputados de la XVI Legislatura; la fiscal Anticorrupción Rosaura Villanueva Arzápalo, y la Fiscalía General de la República, quieren someter a una investigación al fiscal general de Quintana Roo, Oscar Montes de Oca Rosales, ante tanta complicidad que tiene con el crimen organizado y que esto mantiene podrida a la Fiscalía en donde se ha perdido la Procuración de Justicia, pues en fechas pasadas quitó la comandancia de la Policía Ministerial de la delegación Alfredo V. Bonfil para favorecer a un grupo delictivo.

A finales de febrero del 2010, el gobernador Félix González Canto y el procurador Bello Melchor Rodríguez Carrillo, en ese entonces, inauguraron las oficinas de la agencia del Ministerio Público y la comandancia de la Policía Judicial (hoy ministerial), en la delegación de Alfredo V. Bonfil, la cual pertenece a este municipio de Benito Juárez, con la finalidad de atender e investigar los casos de toda índole que pudieran considerarse un delito.

Durante 10 años, Bonfil se consideró una delegación demasiada tranquila y era raro que hubiera un caso en lo particular de hechos delictivo, a pesar de que tenía la fama de que habitaban grandes capos de la mafia.

A la llegada de la Ciudad de México de Oscar Montes de Oca Rosales, para tomar el cargo de fiscal general de Quintana Roo, empezaron los acuerdos con grupos delictivos que a la fecha lo siguen alimentando de grandes ingresos económicos semanales; uno de ellos el que opera en la delegación Alfredo V. Bonfil.

De acuerdo a la información que nos proporcionaron en la Fiscalía ubicada en esta ciudad de Cancún, con el reacomodo de grupos criminales y los que ingresaron al estado cuando llegaron funcionarios foráneos, en Bonfil se formaron tres grupos delictivo de uno que existía. El más fuerte hizo acuerdo Roberto Damián Hernández Reyna, brazo derecho del fiscal general Montes de Oca y bajo conocimiento de este mismo, con la finalidad de quitar la agencia del Ministerio Público y la comandancia de la Policía Ministerial, a cambio de una modesta cantidad presuntamente de 12 millones de pesos, ya que también iban a limpiar la plaza a través de los ministeriales del grupo de “Chilangos” y los policías quintanarroenses que se alinearon y se vendieron con ellos.

Hoy en día, a esto obedece tanta violencia en Bonfil, por ejemplo: el martes 24 de agosto, policías ministeriales asesinaron a balazos a dos integrantes de un grupo delictivo y dos más resultaron lesionados, cuando se enfrentaron a ellos en un vehículo tipo Jetta y terminaron sobre la calle Leona Vicario de la delegación.

El 20 de abril por la tarde, sujetos dejaron abandonada una camioneta con dos cuerpos desmembrado, la cual incendiaron. Dos días después, también en pleno día, gatilleros dispararon en contra de un taller mecánico durante algunos minutos y nunca llegaron policías de alguna corporación; según el resultado fue de un muerto, pero el fiscal Montes de Oca se quedó callado.

A inicio del mes de mayo, en pleno día y sobre la vía pública, fue ejecutado un sujeto a balazos. A finales de julio, aparecieron dos cabezas humanas y que se luego se supo eran de sujetos ligados al crimen organizado de Bonfil.


El caso es que se han registrado una serie de hechos violentos en menos de un año y en una zona que durante 10 años era considerada tranquila; esto gracias a Oscar Montes de Oca Rosales, fiscal general de Quintana Roo, quien vendió la plaza por la cantidad presuntamente de 12 millones de pesos y ahora se considera una de las zonas más violentas de Cancún.



Comments


ENTRADAS RECIENTES

bottom of page