top of page

Lucio Hernández infecta a secretarios de Seguridad Pública; no conoce el significado de vergüenza

Cancún, Q. Roo, miércoles 6 de octubre de 2021. El secretario de Seguridad Pública en Quintana Roo, Lucio Hernández Gutiérrez, no conoce el significado de la palabra vergüenza, ya que dentro de la reunión que sostuvo con los 11 nuevos secretarios municipales de Seguridad Pública, dijo que el trabajo coordinado traerá la paz y tranquilidad; sin embargo, llevan tres años diciendo lo mismo, incluso el propio gobernador Carlos Joaquín González, y lo único que se ve a diario es violencia de todo índole, pues en este gobierno se disparó al mil por ciento los casos por los acuerdos que tienen con grupos criminales.

Ayer martes, Hernández Gutiérrez se reunió con los titulares de las Policías Municipales

en el “centro de espionaje” conocido como el C-5, la cual se encuentra ubicado en esta ciudad de Cancún. La reunión, desde luego fue privada; posterior al concluir, en la página de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública, el titular de la misma corporación publicó un mensaje donde dijo: “estoy convencido de que trabajando de manera articulada recuperaremos la paz y tranquilidad de las familias quintanarroenses”.

¿Entonces en la administración pasada de todos los municipios no mantuvo una coordinación con los secretarios de Seguridad Pública?, Entonces en los 11 meses que lleva al frente de la Policía no ha podido recuperar la paz y tranquilidad?

Lo cierto que el problema de inseguridad se llama Lucio Hernández Gutiérrez o también Jesús Alberto Capella Ibarra, quien a pesar de que el gobernador Carlos Joaquín dijo que renunció a su cargo este segundo personaje, es una vil mentira ya que se sabe que este mal funcionario es quién sigue mandando en la Policía de Quintana Roo, y le da instrucciones a su brazo derecho que quedó en su lugar.

El morelense Lucio Hernández y el chilango fiscal general en el Estado, Oscar Montes de Oca, son los responsables de la inseguridad que hoy vive Quintana Roo, y para que las familias quintanarroenses vivan en paz y en tranquilidad, se tienen que ir ellos, ya que desde que llegaron al Estado permitieron el asentamiento de un sin número de grupos delictivos de todo índole, y estos se desplazan por el estado en completa impunidad bajo la protección de los funcionarios foráneos que infectan a los nuevos titulares de las Policías.




Comments


ENTRADAS RECIENTES

bottom of page