Cancún a sus 51 años de nacido; José Cano testigo de su desarrollo

Cancún, Q. Roo, martes 20 de abril de 2021. Llegó en busca de mejores condiciones de vida don José Cano Vera, originario de Mérida, Yucatán, hace 47 años, a invitación de un amigo que laboraba en la construcción de la ciudad de Cancún.

En entrevista para “Crítica de Quintana Roo”, dijo que nació el cuatro de abril de 1948 en la capital de Yucatán, y fue precisamente el día de su cumpleaños cuando arribó a esta naciente ciudad de Cancún en 1974, cuando tenía 26 años de edad; ahora tiene 73.

Este centro turístico fue fundado el 20 de abril de 1970, hace 51 años, y esa fecha oficial fue declarada por el cabildo tomando como referencia el día que llegó la maquinaria pesada para iniciar la construcción de la infraestructura urbana y turística.

Don José Cano Vera relató que había un amigo de nombre Mario Cetina, quien tenía unos camiones de carga que servían para transportar material de construcción para la nivelación del boulevard Kukulcán, lo que es ahora la Zona Hotelera, y cada sábado en la tarde regresaba a Mérida.

Mario Cetina siempre lo animaba a ir a Cancún para ganar más dinero y José Cano a su vez se negaba porque en ese entonces era selva y no había comodidades como ahora; sin embargo, había mucho empleo.

Hasta que cierto día quebró el restaurante donde laboraba y se fue a trabajar en la tortería “La Carreta” en la colonia García Gineres”. Al año de estar en dicho negocio llegó Mario Cetina a cenar ahí en un día sábado y lo volvió a invitar a viajar a Cancún: “le dijo que a las 12 de la noche del domingo pasada por él a buscarlo para ir a trabajar a Cancún, invitación que finalmente aceptó y al llegar a su casa le dijo a su esposa que se iba a Cancún al otro día, y desde luego su esposa le comentó que no tenía nada que hacer en Cancún porque apenas estaba iniciando.

El entrevistado mencionó: “eran casi las 12 de la noche y rogaba que no llegue el amigo a buscarlo, pero finalmente arribó puntual a la cita y partieron hacia Cancún en uno de los camiones propios del amigo en un viaje que duró 14 horas, porque en ese tiempo la carretera no estaba en buenas condiciones.

Al llegar comenzó a trabajar en el bar “La Peña Taurina” ubicada en la avenida Chichén Itzá cerca de la Uxmal, en los límites del primer cuadro de la naciente ciudad, pero no pasó mucho tiempo y quebró ese local que manejaba su amigo Mario Cetina, a causa de que gastaba el dinero en alcohol y al otro día no había recursos para surtir el negocio.

El bar fue entregado a otro administrador y Cano Vera se fue a trabajar en una ferretería, luego en un comedor de empleados, y también en un bar ubicado en la a avenida José López Portillo. En ese lapso trajo a su esposa y sus dos hijos, después laboró es un restaurante en la avenida Yaxchilán y además aceptó otro trabajo en un conocido periódico.

Consiguió un terreno en la avenida CTM entre Ruta 4 y 5, pero debido al doble trabajo que tenía y al gusto por las bebidas alcohólicas se divorció de su esposa, después dejó el trabajo en el restaurante de la avenida Yaxchilán el cual también quebró, y se quedó solamente con el empleo en el periódico en donde finalmente se jubiló al desaparecer el Departamento de Fotomecánica a causa del avance tecnológico.

Recordó que había una plaza de toros en la avenida Chichén Itzá de nombre “Silverio Pérez”, donde se encuentra ahora un expendio de refrescos embotellados, por cierto, cerca del bar “La Peña Taurina” donde laboraba y también relató que en ese tiempo el camino de la Zona Hotelera llegaba donde está el puente Calinda, o sea el boulevard Kukulcán en su etapa de construcción, y después los autobuses de transporte urbano llegaban solamente a la altura del hotel Sheraton más o menos en el kilómetro 11.

Agregó don José que en los inicios de Cancún había mucha tranquilidad, dormían con las puertas y ventanas abiertas de la casa porque no había delincuencia, era chica la ciudad y todos los habitantes se conocían, pero después de 51 años todo ha cambiado.

José Cano Vera es descendiente de los coreanos que llegaron a la Península de Yucatán a trabajar en las haciendas de Henequén y que jamás regresaron a su lugar de origen. Su padre de nombre Domingo Cano Beh es originario de Valladolid y por medio de su línea tiene el parentesco asiático.

Actualmente vive en el fraccionamiento Villas del Caribe, en la supermanzana 520, sus padres le pagaron los estudios en Mérida para ser contador, pero no terminó la carrera porque los números no le entraban en la cabeza como él mismo comentó, y también cursó gastronomía que tampoco ejerció, salvo la preparación de bebidas en los bares.

Ahora han transcurrido 47 años desde aquel cuatro de abril de 1974 cuando llegó a Cancún a invitación de un amigo, y aunque terminó separándose de su esposa, no se arrepiente de haber venido a Cancún, porque su excompañera y sus hijos se encentaran bien de salud a pesar de la pandemia de Covid-19 y económicamente viven sin problemas. Por Santos Us Ake


Entradas Recomendadas

WhatsApp Image 2019-07-07 at 12.30.43 PM
WhatsApp Image 2019-07-06 at 12.35.37 AM