Cumple dos años la Fiscalía para la Mujer: de impunidad, sin investigar, proteger a la mafia italian

En días pasados, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos en Contra de la Mujer y Razones de Genero, en la Zona Norte de Quintana Roo, festejó sus dos años, según, de trabajo y procuración de justicia; sin embargo, la otra cara de la moneda refleja otra cosa ante tanta irregularidad que existe en dicha autoridad, encabezada por la titular Guadalupe del Carmen Reyes Pinzón. El 19 de junio de 2017, en ese entonces el fiscal general del estado, Miguel Ángel Pech Cen, de las cuatro personas que se postularon para fiscal en la Fiscalía para la Mujer, determinó nombrar a Guadalupe Reyes Pinzón, a raíz que ambos estudiaron juntos en el estado de Campeche. Recién creada esta Fiscalía, la intención era para que se atendieran delitos en contra de la mujer y de aquellos que se cometan por razón de género: discriminación, feminicidio, homicidio doloso, cuando la víctima sea mujer, homicidio o lesiones contra la población lésbico-gay y bisexual. A partir del nombramiento de Reyes Pinzón, la fiscalía fue utilizada y hasta la fecha de hoy, para protección a la mafia italiana, a los violadores de menores, corrupción, crear falsos documentos, encarcelar a inocentes, tener vínculos con la delincuencia, no investigar, falsos operativos y demás irregularidades. Dentro de algunas irregularidades, está el asesinato con saña de la joven Bianca Moreno Labastida, ocurrido el 21 febrero de 2018, en el fraccionamiento Bosque Real, en la ciudad de Playa del Carmen y que a la fecha sigue impune, a pesar de que ha reclamado justicia para su hija, la señora Bianca Yesenia Labastida. Presuntamente, detrás del homicidio está la mafia italiana que opera libremente en el municipio de Solidaridad, bajo la complicidad de esta autoridad ministerial. Derivado de este feminicidio impune, la madre de la víctima declaró que es posible que esta misma mafia haya asesinado al reportero Rubén Pat, ya que él sabía sobre el caso, a raíz que platicó con los vecinos quienes señalaron que el día del homicidio, vieron salir del departamento de su hija a una persona con fisiología italiana. Un caso que ocurrió en el municipio de Benito Juárez, el abuso sexual que sufrieron dos menores de edad (9 y 10 años), también denunciado ante la Fiscalía para la Mujer, hace más de un año. Sobre este delito, en diciembre de 2017, la mamá de las víctimas; el padrastro de nombre Álvaro García, comisionado del sindicato de la CROC; y su chalan alias “Pech”, también integrante del gremio, andaban embriagándose en un vehículo y traían a las menores con ellos. Esa madrugada, la más grande tenía sueño y se durmió en el asiento de atrás del auto, donde iba este sujeto alias “Pech”, quien al verla dormida, empezó a introducirle los dedos en su parte intima. Posteriormente, la menor se lo dijo a su mamá, pero lejos de denunciar se quedó callada para proteger al amigo de su pareja. Tres meses después, la abuelita paterna de las pequeñas, se enteró y fue a denunciar el caso ante la Fiscalía para la Mujer; sin embargo, la titular Guadalupe Reyes Pinzón, archivó el expediente, ya que el sujeto Álvaro García Bernal, paró el problema con una cantidad de 20 mil pesos, versión que dio la denunciante. Otro de los casos en Benito Juárez, fue de Amos Benoni Martínez Guzmán, encarcelado injustamente a la fecha, sólo con dichos y documentos falsos por los delitos de feminicidio y violación. En octubre de 2017, el antes mencionado denunció la desaparición de su pareja sentimental; 13 días después, apareció asesinada con saña dentro de un área verde, atrás del fraccionamiento Villas Otoch Paraíso, pues le quitaron todos los órganos. Amos Benoni, fue detenido como probable responsable del homicidio de su mujer, luego que su vecino y supuestamente amigo de nombre Salvador, decidió presentarse y declarar ante la autoridad el día que apareció el cuerpo, es decir, casualmente 13 días después de la desaparición o que él se enteró del asesinato. El único testigo de la Fiscalía era Salvador, pero él nunca vio nada y sólo fueron imaginaciones y contradicciones sobre los hechos, aún así, esta autoridad decidió encarcelar a Amos con ayuda de la juez Gabriela Concepción Carrillo, a pesar de que no tenían una sola prueba que lo imputara. El principal sospechoso del feminicidio era el propio testigo, pues mantenía una relación a escondidas con la víctima y se enteró que Amos había vuelto con ella. Por si fuera poco, también le imputaron el delito de violación de una menor, pese a que la agraviada recalcó que nunca tuvo relaciones sexuales con él, pues la Fiscalía para eso, tuvo que crear documentos y firmas falsas. Así como este caso, la fiscal Guadalupe Reyes Pinzón, ha caído en una serie de irregularidades y complicidad con la delincuencia, ya que durante ese tiempo que lleva a cargo, no ha investigado sobre la desaparición de un sin número de jovencitas en Cancún y Playa del Carmen, que antes de su cargo, jamás se había registrado en el estado de Quintana Roo. Además, de muchos casos de violación que están archivados, pero se mantienen callados. La funcionaria del estado, hoy se burla de los quintanarroenses y hasta presume ser amiga personal del gobernador Carlos Joaquín González, incluso, hasta se exhibe con una foto de cachetito con él.

Entradas Recomendadas

©  DECIMOS LO QUE OTROS CALLAN! 

  • Facebook Round
  • Twitter Round
  • Google Round