top of page

Gracias al gobernador Carlos Joaquín, Quintana Roo vive una ola de delincuencia; queman lote de auto

Es tiempo que empresarios, propietarios de negocios y la sociedad en general, salgan a las calles a exigirle al gobernador Carlos Joaquín González, que abandone su mandato ante la ineptitud en materia de seguridad, ya que, por su probable complicidad con la delincuencia, hoy el estado esta en manos del crimen organizado y derivado del cobro de piso, muchos negocios están siendo atacados porque el propietario no paga, inclusive hasta baleado. La noche de este miércoles, delincuentes integrantes del cártel “Los Charritos” a quien le dio entrada el propio gobierno del estado al inició de su administración, llegaron al negocio de lote de autos ubicado sobre el boulevard Luis Donaldo Colosio, a un costado del autódromo, en el municipio de Benito Juárez. Según testigos, uno de los delincuentes llevaba un bidón con gasolina y enseguida le prendió fuego a los automóviles que estaban a la vista, mientras que otro empezó a disparar con un arma larga; posiblemente se trate de una AK-47 o una AR-15, también en contra los vehículos estacionados. En cuestión de minutos, cuatro autos empezaron a quemarse hasta que el fuego los iba convirtiendo en chatarra, pues a pesar de que llegaron elementos del Cuerpo de Bomberos, no pudieron salvarlos de las llamas. ENCAÑONAN SICARIOS A POLICÍAS MUNICIPALES Ante estos hechos, enseguida acudieron policías municipales; sin embargo, los primeros en llegar, cuando alcanzaron a todavía a los autores de este atentado, fueron sometidos con arma larga por otros que vigilaban la zona, por lo que no se pudieron defender; según manifestó en una grabación uno de los uniformados. Corrió la versión entre los mismos policías, que el atentado fue a raíz que el nuevo propietario o encargado se negó a pagar la cuota por derecho de piso. Desde que entró a gobernar Carlos Joaquín González, grupos delincuenciales empezaron a apoderarse del estado, en lo particular el crimen organizado que opera u operaba en el estado de Morelos, precisamente de donde viene su secretario Estatal de Seguridad Pública, Jesús Alberto Capella Ibarra, y el secretario Municipal de Benito Juárez, Jesús Pérez Abarca. Minutos después de este atentado, el mismo Capella Ibarra dio a conocer por su Twitter, que localizaron abandonada una camioneta tipo Suburban color blanco, el cual presentaba indicios de olor a gasolina, por lo que se presume haya sido utilizada por los delincuentes.

ENTRADAS RECIENTES

bottom of page