Fiscal General le aplicó sistema tradicional al policía; primero la cárcel y luego se investiga; se

El fiscal General de Quintana Roo, Miguel Ángel Pech Cen, durante casi dos años que tiene al frente de la Fiscalía, no solamente representó un serio problema dentro de la instancia ante tanta corrupción y complicidad con la delincuencia, sino para los mismos quintanarroenses, pues demostró que fácilmente puede meter a la cárcel a cualquier ciudadano bajo el método anterior de “presunto imputado”, es decir, primero se encarcela y luego se investiga. ¿Dónde quedó la presunción de inocencia?. El caso del policía municipal Alfredo Silva, fue más que evidencia, gracias a que una cámara de video vigilancia que grabó representaría su libertad, de lo contrario su vida estaría marcada, ya que le esperaban años de cárcel porque supuestamente la Fiscalía, asesinó a dos personas, en complicidad de la juez de Control que emitió una orden de aprehensión sin fundamentos. La persona que para la autoridad investigadora era un asesino, anoche recobró su libertad luego de pasar cinco días encerrado injustamente, pues el juez de Control encontró que no había elementos para procesarlo y que el video de su inocencia fue más que suficiente. Hoy en día la Fiscalía no hace trabajo de campo como bien puede ser datos de prueba que abarca localizar cámaras de video vigilancia, al imputado realizarle pruebas de rodizonato de sodio, la prueba balística, entre muchas más que demuestren una posible culpabilidad; sin embargo, la labor que realiza en lo particular en homicidios, únicamente es levantamiento de cuerpos y casquillos. Miguel Ángel Pech Cen, tiene un pie en la calle por su mal funcionamiento en procuración de justicia, y que siempre ha estado protegido por el Congreso del Estado, principalmente por el diputado Eduardo Martínez Arcila, presidente de la Gran Comisión de la XV Legislatura, quien espera con “ansias” que le entreguen a la Fiscalía mil 200 millones de pesos, y así manipular ese productivo ingreso en complicidad con los diputados y el propio fiscal. El resultado de todo esto, es que Pech Cen se ha ganado el repudio no solamente del propio personal, sino de todos los quintanarroenses por las anomalías que pasan dentro de la Fiscalía y en lo particular, la complicidad que hasta el momento se sabe existe con el crimen organizado, al mantener paralizadas las investigaciones relacionadas con la delincuencia.

Entradas Recomendadas

©  DECIMOS LO QUE OTROS CALLAN! 

  • Facebook Round
  • Twitter Round
  • Google Round