Aferrados en el poder Greg Sánchez y su esposa Niurka Sáliva; ahora invitaron a militantes de todas

La candidata a la presidencia municipal en Benito Juárez por el Partido Encuentro Social (PES), Niurka Sáliva Benítez, liderada por su esposo Gregorio Sánchez Martínez, invitó al ex candidato también a la alcaldía, José Luis “Chanito” Toledo Medina, y a su equipo de trabajo, además de militantes o integrantes del PAN, PRD, y Movimiento Ciudadano y otros más, para construir un Cancún de paz. La intención de Greg Sánchez, utilizar a su esposa de origen cubano, Niurka Sáliva, para seguir gobernando el municipio de Benito Juárez, como lo hizo en el 2008-2011, pero ahora con ayuda a los demás partidos, y desde luego él sería el líder, ya que no lo logró con la coalición Morena o el dirigente nacional Andrés López Obrador. Hay que recordar que el dirigente del PES, “no da un paso sin huarache” y siempre se ha caracterizado en mantenerse en el poder; también hay que recalcar, durante su gobierno fue el más violento en la historia de Cancún, a excepción al que se está viviendo con Remberto Estrada Barba. En el gobierno de “Greg”, la delincuencia organizada se infiltro de lleno debido a que su propio secretario Municipal, Gerardo Velasco alias “El Vikingo”, era el principal cómplice, inclusive tenía su grupo de delincuentes operando en la ciudad, y él como presidente municipal jamás hizo algo para destituirlo, a pesar que era notorio estos hechos, pues el crimen organizado le regaló al “Vikingo” una camioneta Nissan tipo Armada, la cual tuvo el descaro de rotularla como patrulla, y tampoco se dio cuenta Greg. El caso es que llegaron militares y fue solo para calentar la silla porque se dedicaron a enamorar a las secretarias y descuidar la seguridad, empezando por el titular en ese entonces el general Urbano Pérez Bañuelo. Meses después, “Greg” y “El Vikingo” fueron detenidos por la Siedo, aunque el primero de ellos recobró su libertad; esto a raíz que ejecutaron al general Mauro Enrique Tello, quien venía a ocupar el cargo de secretario en la Policía, a cambio del “Vikingo". El dirigente del PES, se ha visto involucrado en una serie de casos, por mencionar: le embargaron su predio de la Torcasita y López Portillo, le encontraron una residencia en Argentina, presuntamente se dijo era derivado de lavado de dinero; señalaron que en su gobierno ingresó mucho cubano indocumentado. Hoy Gregorio Sánchez Martínez a través de su esposa Niurka Sáliva, pide a los demás partidos que se unan a él para devolver “la paz a Cancún”, aún cuando en su gobierno nunca hubo paz ni seguridad, inclusive tuvo tres secretarios en la Policía, que de ellos no se hacía uno solo, en pocas palabras nunca tuvo un gobierno estable.

Entradas Recomendadas

©  DECIMOS LO QUE OTROS CALLAN! 

  • Facebook Round
  • Twitter Round
  • Google Round