Ruso-ucraniano con un pie en la cárcel o en su país

La Fiscalía General en Quintana Roo y posiblemente la cónsul de Rusia en México, lejos de aplicar la ley al sujeto de origen ucraniano, Aleksei Makeev, se sabe que analizan el caso para evitar que ingrese a la cárcel, ya que está en riesgo su integridad física, a raíz que no solamente asesinó a una persona, sino que humilló y atacó verbal y físicamente a los ciudadanos, pues esta información también llegó a los internos a través de sus teléfonos celulares o televisores que poseen. Para el fiscal general, Miguel Ángel Pech Cen, tiene una gran responsabilidad, a pesar que quiera lavarse las manos inculpando a otras instancias y civiles por su incapacidad en el cargo, y su gente que lo rodea que solo sirve para cobrar un sueldo por mantenerse detrás de un escritorio. La situación está que si ingresa a la prisión el ruso-ucraniano como probable responsable del delito de homicidio, podría recibir otro ataque, de lo contrario sería librarlo de la imputación, y que sus defensores aleguen que fue en defensa propia, aunque en las imágenes que se aprecian cuando ataca a su víctima, éste no traía algún tipo de arma. Las autoridades en lo particular de los tres órdenes de gobierno, sin descartar también al presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Harley Sosa Guillen, son responsables porque los videos que el mismo imputado grababa y subía a su página en YouTube, sobre la forma que insultaba con palabras altisonantes a las mujeres y hacia señas indecorosas a pequeñitos. A pesar de todas estas agresiones que constantemente sufrían en la calle ciudadanos, ninguna autoridad intervino, no hubo una sola detención de las tantas policías que diariamente circulan en la calle; lo peor de todo, que aún teniendo meses sucediendo esto y asentado en internet, no intervenía el gobierno municipal, gobierno del estado, migración tratándose de un extranjero que resultó ilegal, y mucho menos la Comisión Estatal de los Derechos Humanos. Afortunadamente los ciudadanos intervinieron a tiempo, porque la integridad de las mujeres y niños estaba en riesgo, el ruso-ucraniano siempre andaba armado (cuchillo) y sus palabras eran decapitar y matar, lo que bien pudo haberle costado la vida a un indefenso pequeño que estuviera sólo y se atravesara en su camino. Muchos decían que eran solamente palabras, pero en realidad no se sabía hasta donde podía llegar este sujeto. Solamente hay que recordarles a los que hoy gobiernan Quintana Roo; “si el loco y agresor fuera un mexicano, cuántas detenciones tuviera, o cuántas autoridades hubiesen intervenido, incluso hasta lo hubieran sacado de su domicilio y sometido a un proceso desde mucho tiempo antes, bajo el argumento que era un peligro para la sociedad y los turistas, pero como se trata de un extranjero que el mismo gobierno acobijo, decidieron dejarlo que pisoteara y humillara a todos”.

Entradas Recomendadas

©  DECIMOS LO QUE OTROS CALLAN! 

  • Facebook Round
  • Twitter Round
  • Google Round