Incita familia a la violencia por una simple infracción.

Cerca de la una de la tarde, un elemento de la Dirección de Tránsito que andaba en su motopatrulla número 1038 sobre la avenida prolongación Yaxchilán, se percató que frente a las instalaciones de la Cruz Roja, se encontraban estacionados dos vehículos en la banqueta, y decidió infraccionar al propietario retirándole una de las placas de circulación. En ese momento, una familia salió de un local que se anuncia como despacho jurídico, y se le fueron encima al uniformado para impedirle que retirara las matriculas, incluso una persona de la tercera edad se paró atrás del auto de forma agresiva para impedir que hiciera su trabajo. Dentro del recorrido que realizan en la ciudad todos los días los reporteros de éste medio de comunicación, se toparon con este altercado y decidieron imprimir algunas imágenes. Sin embargo esto causó malestar de la familia, y dos sujetos y su papá se les fueron encima a los golpes a los reporteros, además con palabras altisonantes bajo el argumento que eran abogados, por lo que minutos después intervinieron elementos de la Policía Municipal. Según estos sujetos y su papá, tuvieron un mal día porque les robaron en su despacho que apenas van a abrir y por eso reaccionaron de forma violenta. Lo cierto que hoy en día el desempeñar la profesión periodística es más riesgoso que cualquier otro trabajo, en lo particular cubrir los sucesos policíacos, y mantener informados a la ciudadanía en general. Por mencionar algunas autoridades tratan de ocultar los asesinatos u otros delitos que ocurren en la ciudad, o también algunos funcionarios del Ayuntamiento que se encuentran metidos en la corrupción; pero ahora se tiene que proteger el reportero de algunos ciudadanos violentos, incluso corre menos peligro de la delincuencia.