Carlos Joaquín era “halconeado” por actual director de Transporte, ordenado por Roberto Borge.

El gobernador en Quintana Roo, Carlos Joaquín González, durante su campaña como tal fue “halconeado” al menos en Benito Juárez, por en ese entonces director de Fiscalización y ahora director Municipal de Transporte y Vialidad, Raymundo López Martínez, por instrucciones de su jefe directo Roberto Borge Angulo, y no Paúl Carrillo de Cáceres. De acuerdo a información que nos hicieron llegar, Raymundo López tenía la orden de vigilar a Carlos Joaquín en todos los eventos que tuviera en Benito Juárez, para saber con quién se reunía, y de ser posible les arruinara o impidiera dicho evento, a través de evitar que se hiciera por falta de permiso. Uno de los eventos se realizó en un salón de un conocido hotel de la Zona Hotelera, donde Carlos Joaquín González, realizaría una conferencia de prensa; sin embargo como arte de magia llegaron inspectores y clausuraron el lugar bajo el argumento de falta de licencia. Los acosos que había en su campaña del actual gobernador, en cada ocasión que visitaba Benito Juárez para promover su candidatura, era constante sin que se enterara, aunque según ya sospechaba. Una de las ocasiones se dio en el restaurante “Rolandi” ubicado en la Zona Hotelera, donde Carlos Joaquín se reuniría con algunas personalidades de su confianza, sin embargo cuando llegó, ya se encontraba Raymundo López Martínez casualmente en una de las primeras mesas y acompañado de su fiel escudero, Orlando García, actual chofer en la Dirección de Transporte y Vialidad, para vigilarlo y enseguida informarle a Borge Angulo. Las instrucciones del ahora ex gobernador eran precisas, pues era arruinar todos sus eventos a Carlos Joaquín, para que Mauricio Góngora quien competía por la coalición priista siguiera adelante y libremente, ya que era la persona que taparía el saqueó que ahora se sabe hizo en el gobierno del Estado, y los involucrados hoy gozan de su libertad, mientras que el ciudadano es “apretado” en sus pagos de ley. Lo malo de estos funcionarios que rodeaban a Roberto Borge Angulo todavía siguen operando bajo un cargo dentro de la administración de Remberto Estrada Barba, y enriqueciéndose de manera ilícita sin que exista una denuncia en su contra como lo recalca el artículo 252 del código de Procedimientos Penales.

Entradas Recomendadas