Raymundo López exponía a los propietarios de negocios los beneficios de pagar por fuera. (Segunda pa

En la primera parte del reportaje sobre la corrupción que imperaba en la Dirección de Fiscalización encabezada por Raymundo López Martínez, hoy director Municipal de Transporte y Vialidad, señalamos que cada mes le hacía llegar al gobernador en ese entonces, Roberto Borge Angulo, la cantidad de dos millones de pesos, producto de las cuotas que cobraba a los propietarios de bares, cantinas, negocios diversos, hoteles, entre otros negocios, el cual cobraba su personal de confianza cada sábado y los lunes se lo reportaban. Dentro de lo que pudimos investigar sobre la forma que operaba Raymundo López Martínez, por mencionar los bares y cantinas; el Ayuntamiento de acuerdo a su tabulador, las horas extras las cobra en 950 pesos por la venta de bebidas embriagantes, y cuando mucho el permiso es hasta las 22:00 horas. La mayoría de estos negocios trabaja hasta las cuatro o cinco de la mañana, es decir, tendrían que pagar diario seis horas de tiempo extra que sería cinco mil 700 pesos, y a la semana 34 mil 200 pesos, por lo que para el propietario es más factible pagar por “debajo del agua” cinco mil pesos semanales, que al mes son 20 mil; al menos existen más de 50 bares y genera desde luego alrededor de un millón de pesos. Sin embargo, había bares como “La Premier” que pagaba ocho mil y trabajaba hasta las siete de la mañana, en tanto las discotecas de la Zona Hotelera, por mencionar “Mandala”, se sabe que eran 300 mil mensuales. En este mismo ramo pero en área de hotelería, se hacía operativo en las áreas de tiempos compartidos, y siempre estaban fuera del horario de la venta de bebidas embriagantes porque el turista consumía todo el tiempo alcohol, este caso la aportación era de 100 mil mensuales por hotel. En los conciertos por artistas, la autoridad pone un stop de boletaje, por lo que en los eventos establecían inspectores para llevar un conteo y evitar que rebasaran la cantidad establecida. A los promotores no les quedaba de otra que pagar por fuera una cantidad y así Fiscalización les dejara vender el boletaje libre. Sólo en el concierto de Luis Miguel aportó 300 mil pesos. Dentro de las oficinas, la gente de confianza de Raymundo ya tenía un tabulador para cobrar las multas por medio de letras, cuando los inspectores clausuraban o dejaban al propietario del negocio un aviso por falta de permiso. Por mencionar: A, AA, AAA, B, C, y D, que era la clave para saber cuánto era la mochada por debajo del agua, e identificar qué tipo de establecimiento era, por eso es que la Dirección de Fiscalización generaba de corrupción de tres a cuatro millones de pesos, y de ahí Raymundo López le hacía llegar al exgobernador dos millones, y el resto quedaba entre los de confianza, incluso a Paúl Carrillo no le llegaba nada porque Roberto Borge Angulo lo aplacaba. Sin embargo, el funcionario sigue de pie dentro del gobierno municipal, y ahora como director de Transporte y Vialidad, donde también generan ingresos de cuota por parte de líderes transportistas y evitar operativos en su contra.

Entradas Recomendadas

©  DECIMOS LO QUE OTROS CALLAN! 

  • Facebook Round
  • Twitter Round
  • Google Round