⁠⁠⁠La CEDH en Cancún cómplices de los abusos policíacos, jamás les importó las quejas.

En los últimos meses del año pasado y durante el tiempo que lleva éste, se cometieron una serie de abusos policíacos y detenciones arbitrarias, además de robos descaradamente por los policías municipales; aún así, jamás intervinieron los representantes de la segunda visitaduría de la Comisión de los Derechos Humanos, y las pocas quejas que llegaron a dicha instancia, el procedimiento fue lento y de parte de la autoridad. Hace poco más de ocho años, cuando estuvo las oficinas de la CDH en la avenida Nader, y como encargada Susana Cárdenas Martínez, desde ese entonces han sido cómplices de la autoridad, ya que en ese tiempo estaba de titular de la Policía Francisco Velasco Delgado alias “El Vikingo”, hoy preso por su vínculo con la delincuencia organizada, se cometieron una serie de abusos policíacos, los cuales siempre salieron a favor de la autoridad. Posteriormente cuando estuvo como encargada María José López Canto, era invitada en las noches por mandos de la Policía y el director de Fiscalización, para que los acompañaran en los operativos en bares y cantinas, así cerciorara que no se cometían violaciones a las garantías individuales. Sin embargo, era ilógico que un policía cometiera un abuso estando ella presente; lo peor, que durante el operativo de repente desaparecían, ya que se iba a cenar con los funcionarios. Ahora el actual segundo visitador, Luis Fernando Medina Garcés, las cosas siguen empeorando con los expedientes por denuncias a policías, los cuales muchos quedan estancados, y esto los vuelve cómplice. Durante el tiempo que estuvo al frente de la Policía en Cancún, Jaime Ongay Ortiz, los policías cometieron una serie de abusos tales como robos a los ciudadanos en la zona de El Crucero, detenciones arbitrarias o sin motivo, levantaban a las personas y en otros casos las tiraban en las regiones aledañas a la orilla de la ciudad. Un caso documentado fue presentado en enero del presente año, donde un menor de 15 años fue esposado por policías municipales, golpeado en la patrulla, despojado de su teléfono celular, incomunicado e intimidado con las palabras que lo iban a matar y tirar al área verde, por el sólo hecho que tomo una foto con su equipo telefónico cuando se encontraban los policías frente al mercado El Parián. Una vez presentada la queja en la segunda visitaduría, esta no avanzó, y el padre de familia al entrevistarse con el segundo visitador, Luis Fernando Medina Garcés, éste contestó de manera incongruente o ignorante, tenían que esposar de las manos a su hijo para comprobar si efectivamente las lesiones que presentaba en las muñecas coincidían con el metal. El Congreso del estado, diputados, y el propio gobernador Carlos Joaquín González, deberían de intervenir y hacer una limpia en la CEDH, ya que como bien se sabe, el presidente de la misma, Harley Sosa Guillen es aliado del PRI, por eso ni ante el Ministerio Público avanzan las denuncias en contra de policías.

Luis Fernando Medina Garcés

Entradas Recomendadas